jump to navigation

Secreto de confesión TODOS DEL MISMO PANTANO, por Alfonso Molina December 17, 2013

Posted by juanpablorabaworld in Noticias, Secreto de confesión (2011).
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
trackback

16 de Diciembre 2013

Tiene el empaque de un film de acción —e indudablemte lo es— pero supera con creces esa condición. Se inscribe en el campo del cine negro, es decir, en la indagación violenta de las patologías que albergan sus personajes en un determinado contexto social y político. Sin ubicar su trama en un país específico, esta coproducción colombo-venezolana de impecable factura plantea una anécdota que involucra la corrupción política en el negocio petrolero, la masacre de veinte familias indígenas, el asesinato del periodista que la investiga, la descomposición policial, una red de crimen organizado y la necesidad de impartir justicia a través del sicariato. Como verán, no se trata de una comedia ligera sino de un relato duro y descarnado sobre el crimen, el pecado, la traición, la culpa y, sobre todo, la soledad de unos seres perdidos. Pero lo más importante reside en la notable calidad de producción de Secreto de confesión tercer largo de ficción del venezolano Henry Rivero— tanto en la dirección y las actuaciones como en la fotografía, el montaje, la dirección de arte y la banda sonora.

Su historia es universal y se nutre de una intensa idea religiosa sobre el pecado y la redención expresada en sus vertientes más sórdidas. Desde posiciones distintas la comparten el senador Ruiz, involucrado en la turbia concesión petrolera a una empresa rusa, cómplice del criminal atentado contra los indígenas y ferviente practicante católico, y el sicario Enrique, cuyo compromiso con la muerte va más allá del negocio y adquiere carácter de justicia divina. A uno lo atormenta la culpa. Al otro lo estimula el fanatismo. En medio de ambos se sitúa el desquiciado policía Humberto que investiga la masacre indígena a pesar de los obstáculos institucionales que debe sortear y de los problemas psiquiátricos que lo acosan. Alrededor de este trío de personajes se articulan otros que añaden elementos a la trama: el cura que recibe la cínica confesión del asesino Enrique, la ex esposa de Humberto que necesita una vida distinta, el jefe policial que se inserta en la corrupción, la periodista que investiga la muerte de su padre y otros más secundarios aún. Una red de seres humanos que parecen distintos pero proceden del mismo pantano.

La capacidad de Rivero para armar un discurso coherente se apoya más en su talento para narrar en imágenes y sonido que en las virtudes de su guión, pues se aprecia un desplazamiento de la idea inicial de la sinopsis —que reúne al sicario con el sacerdote en un confesionario hacia una complejidad mayor alrededor del senador, el sicario y el policía que revelan las motivaciones y consecuencias de una trama llena de perversiones y patologías psíquicas. La yuxtaposición narrativa de espacios y tiempos dificulta un poco la comprensión de la historia y el surgimiento de personajes realmente importantes, como el del sicario, sobre otros que abordan y toman la primera parte de la película. La idea de un asesino que confiesa su plan criminal a un cura era un buen punto de inicio del suspenso pero realmente la columna vertebral se revela en una anécdota más compleja que por momentos se revela más bien complicada.

No existe un héroe en su cuadro de roles principales. Tal vez los personajes femeninos —la periodista tras la pista de la masacre, la ex esposa del policía seducida por la violencia de género, la prostituta del bar que no tiene opción en la vida, la esposa del senador que asiste a sus desgarros emocionales— pueden compartir cierta condición de víctimas, pero los personajes masculinos —a excepción del cura— son todos victimarios. Depredadores del entorno humano que ordenan crímenes o los ejecutan o se aprovechan de esas muertes. Todos estos factores construyen una atmósfera sórdida muy bien lograda, a pesar de que algunos personajes son apenas esbozos —la joven periodista, el comisario amigo de Humberto, el viejo que toma leche mientras Humberto se emborracha— que se pierden en la trama.

No creo exagerar cuando afirmo que Secreto de confesión reúne uno de los elencos más sólidos del cine latinoamericano de los últimos años. Todos los intérpretes son notables, tanto en los personajes principales como en los secundarios e incluso en los referenciales de tercera línea. Los colombianos Juan Pablo Raba (el policía Humberto) y Marlon Moreno (el sicario Enrique) y el venezolano Luigi Sciamanna (el senador Ruiz) conducen la línea dramática principal con mucha fuerza expresiva. El cubano Jorge Cao y los venezolanos Leónidas Urbina, Karina Velásquez, Carlos Camacho, Dimas González, Juvel Vielma, Eglantina Zingg, Dayra Lambis, Marcos Moreno, José Torres, Haydeé Faverola, Esperanza Magaz, Julie Restifo y Daniel Alvarado, entre muchos otros, desarrollan los personajes de fondo con breves trazos. Hasta los personajes menos desarrollados en el guión están muy bien construidos por sus intérpretes.

La fotografía del colombiano Juan Carlos Gil, la cámara de Julio César Castro y los efectos especiales de Eliécer Canelón conforman una propuesta visual muy coherente, con un eficiente manejo de la luz y un trabajo de encuadre y angulación impactantes. El uso de los primeros planos, de la oscuridad nocturna, de los espacios personales y de la complejidad urbana conforma sus factores de mayor relieve. A su lado, el montaje de Miguel Ángel García, Alberto García y el propio Henry Rivero se convierte en un ritmo narrativo a veces intenso y en otros momentos más íntimo, con un buen equilibrio dramático. Otro de los valores de producción a destacar se halla en el eficaz diseño de sonido de Carlos Montilla y Sergio Stempniewicz que concibe e integra las virtudes del sonido de Carlos Eduardo Lopera y la magnífica música de Freddy Sheinfeld, esta última integrada a una banda musical precisa y apropiada. No puedo dejar de lado la dirección de arte de Erasmo Colón, plena de detalles que añaden autenticidad a las imágenes y las atmósferas.

Hasta ahora Henry Rivero ha realizado la comedia venezolana Puras joyitas (2007), codirigida por César Oropeza, el drama colombiano sobre la violencia En coma (2011), codirigido con Juan David Restrepo, que lamentablemente no he visto, y ahora Secreto de confesión, su primer film en solitario que parece perfilar un estilo narrativo y una temática específica. Hay que recordar que Rivero posee amplia experiencia en la producción publicitaria y de televisión, profesiones que le han dado oficio como narrador audiovisual.

A ratos Secreto de confesión me recordó Saluda al diablo de mi parte, el potente film colombiano de los hermanos Juan Felipe y Carlos Esteban Orozco, pues a pesar de ser obras muy distintas en su trama e intención comparten el tema de la violencia devastadora y un magnífico empaque de producción. Veré con mucho interés la próxima película de Rivero.

SECRETO DE CONFESIÓN, Colombia y Venezuela, 2013. Dirección: Henry Rivero. Producción: Rodolfo Cova. Producción ejecutiva: Juan Pablo Raba, Edgar Ramírez, Julián Giraldo, Henry Rivero, Carolina Angarita B., Felipe Ardila E. y Wilson Gómez. Guión: Henry Rivero y Carlos Reyes. Fotografía: Juan Carlos Gil. Cámara: Julio César Castro. Efectos especiales: Eliécer Canelón. Montaje: Henry Rivero, Miguel Ángel García y Alberto García. Diseño de sonido: Carlos Montilla y Sergio Stempniewicz. Sonido: Carlos Eduardo Lopera. Música: Freddy Sheinfeld. Dirección de Arte: Erasmo Colón. Elenco: Marlon Moreno, Juan Pablo Raba, Jorge Cao, Luigi Sciamanna, Leónidas Urbina, Karina Velásquez, Carlos Camacho, Dimas González, Juvel Vielma, Eglantina Zingg, Dayra Lambis, Marcos Moreno, José Torres, Haydeé Faverola, Esperanza Magaz, Julie Restifo, Eric Ekvall y Daniel Alvarado, entre otros. 

Este artículo fue publicado en Ideas de Babel: http://www.ideasdebabel.com/home/?p=31187

Fuente: zonalibredigital

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: