jump to navigation

Juan Pablo Raba confiesa sus secretos, por fin May 26, 2014

Posted by juanpablorabaworld in Joaquín Raba Fonseca, Noticias, Secreto de confesión (2011).
Tags: , , ,
trackback

26 de Mayo 2014

El guapo actor bogotano revela sus nuevos proyectos, también recuerda sus años de soledad, su infancia y habla sobre su vida hogareña con su esposa, Mónica Fonseca, y su hijo Joaquin.

Juan Pablo Raba (37) habla con la calidez y la seguridad inquebrantables que caracterizan a los hombres plenos. Durante los últimos años su vida ha transcurrido entre Miami, Bogotá y Caracas, en medio de las grabaciones de Los 33, filme en el que comparte plató con Antonio Banderas, y Los secretos de Lucía, una serie que rodó en Venezuela. Hoy celebra desde la capital su reciente proyecto, Secreto de confesión, película que produjo y en la que encarna a un personaje complejo, cargado de matices oscuros que prometen dejar a la audiencia en vilo y comprobar una vez más la capacidad creativa latinoamericana y el talento creciente del actor.

En ‘Secreto de confesión’ interpretas a Humberto Restrepo, un policía que va a confesar sus crímenes a un cura. ¿Qué fue lo que te capturó y te apasionó de ese personaje?

Es un teniente de la Policía que tiene una vida bastante compleja, está muy solo, su padre fue asesinado cuando él era muy joven y vive con ese fantasma. Ha crecido con una idea muy particular de hacer justicia y eso lo lleva a tomar una serie de riesgos en su trabajo, a infiltrarse en una banda criminal para tratar de descubrir a un senador corrupto y lo que termina encontrando es una red de corrupción más grande, que le dará la oportunidad de conocer al asesino de su padre. Pero creo que la noción que caracteriza a Humberto es una profunda impresión de soledad.

Para lograr transmitir ese sentimiento en tu actuación, ¿identificaste un momento de tu propia vida en el que te hayas sentido así de solo?

Sí, yo particularmente soy feliz por decisión, pero tengo una sensación constante de soledad y en parte creo que es por la forma en que fui criado. Mis padres se divorciaron cuando yo era muy pequeño, viví en muchos lugares diferentes y por lo tanto tuve que despedirme cantidad de veces… Eso siempre hace que te sientas solo. Hay una carencia de padre y madre cuando eres hijo de padres divorciados, porque no tienes una estructura permanente.

¿Y cómo has logrado mantener unida a tu familia y no permitir que se dañe esa estructura de la que hablas, que no se enfríe tu relación con Mónica y a la vez estar pendiente de Joaquín? Lo digo precisamente por lo mucho que te toca viajar.

Mantener cualquier familia unida es un esfuerzo constante, no es que la nuestra sea especialmente complicada, todas las familias y cualquier persona que tenga hijos y que tenga un matrimonio lo sabe. Sacar adelante un hogar es una empresa, la empresa más bonita que uno tiene, pero también a la que más trabajo y tiempo hay que dedicarle. Es una cuestión de foco, concentración, de ganas y de prioridades.

Por lo que hemos visto en las redes sociales, la atención de los dos está en Joaquín…

Cierto, es que la vida da un giro de 180 grados cuando tienes un hijo y todos los cambios son superpositivos. Claramente hay una cantidad de espacios que tienes que volver a reinventarte porque la prioridad en este momento es atender a Joaquín, pero pienso que es la experiencia más bonita de la vida. Es como una reingeniería, no tienes que verlo como que eres el que todo lo sabe y el que todo lo va a enseñar, es volver a aprender cómo comportarte como un ser humano, pensar dos veces antes de insultar al que se te atravesó con el carro y hacer todo lo que puedas para darle a esa personita todos los valores que seas capaz de transmitir.

Se te nota en la voz la felicidad cuando hablas de tu hijo, ¿cuáles son esos momentos al lado de Joaquín que te llenan de satisfacción?

¡Son tantos!… Y cuando crees que el corazón está tan lleno de tanto amor que no puedes más, él te dice ‘papá’ y te derrites otra vez. Verlo descubrir el mundo todos los días es un aprendizaje mutuo, porque he vuelto a mi infancia de alguna manera. En mi caso, hay algo que nunca me canso de decir y es que el cambio de punto de vista es impresionante. Joaquín nació cuando yo tenía 35 años y esos 35 años me los había pasado como si siempre tuviera una cámara mirándome a mí, uno está permanentemente viendo sus propias acciones, lo que hace, como observándose. En el momento en que Joaquín nace, inmediatamente esa cámara cambia el punto de vista y ya está enfocada en lo que pasa con él, con tu familia, cómo está creciendo tu relación con tu esposa, con tu hijo… Y la verdad, es un alivio. Por un lado ser padre te cansa por muchas cosas, ya las noches no son iguales, los días tienen otro ritmo, otra intensidad. Pero también es un descanso emocional gigante saber que tú ya no eres lo más importante, que ya no tienes que ser el ombligo de tu mundo y te dedicas a algo mil veces más importante que es la vida de otro ser humano.

Entonces debes estar esperando con ansias darle a Joaquín un hermanito…

Por ahora no está planteado, hemos pensado mucho obviamente en la compañía para Joaquín, porque este se convierte en un tema de pensar más en él que en nosotros. Hay algo que continuamente nos cuestionamos y es si valdría la pena considerar la adopción y poder darle a otra persona las mismas oportunidades que podría llegar a tener Joaquín. Pero ahorita que estamos viajando, que vivimos entre dos países, hemos decidido que tenemos que esperar un poco a asentarnos y eso se puede demorar un par de años.

Fuente: alo

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: