jump to navigation

Narcos: la lucha contra Pablo Escobar llega a Netflix August 27, 2015

Posted by juanpablorabaworld in Narcos (2015), Noticias.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
trackback

26 de Agosto 2015

La lucha contra uno de los mafiosos más peligrosos de la historia mundial es el tema central de esta nueva serie. Diners habló con su creador y sus protagonistas.

Son las 7:00 de la noche en una antigua fábrica de botones de La Calera. El frío cala hasta los huesos. Estamos cansados. Somos unos diez periodistas provenientes de toda América Latina, invitados a conocer el set de la nueva serie de Netflix, Narcos. Ante nuestros ojos, Pablo Escobar, interpretado por el actor Wagner Moura, habla del futuro del país con Diana Turbay, a quien tiene secuestrada, y es encarnada por la actriz Gaby de la Garza. No son imágenes fáciles de ver para un periodista colombiano. Todos estamos absortos.

La serie es una superproducción de Netflix, que tendrá en su primera temporada diez capítulos. Está basada en el libro Killing Pablo, del periodista estadounidense Mark Bowden, que se centró en el agente de la DEA, Steve Murphy, líder de la operación en la que finalmente cayó Pablo Escobar en 1993. Murphy es el personaje principal de Narcos, y es su punto de vista, el de un estadounidense metido en las entrañas de la guerra contra las drogas, el que le da un tono tan distinto a la serie.

El primer capítulo abre con una definición de realismo mágico: “Es lo que sucede cuando un entorno realista y detallado se ve invadido por algo demasiado extraño para ser real. No es de extrañar que el realismo mágico haya nacido en Colombia”. El televidente, y hay que tener en cuenta que Narcos estará disponible en todos los mercados donde Netflix tiene presencia, se enfrenta entonces a una historia tan inverosímil como real: la colombiana.

Y ese tono de sorpresa se mantiene durante los primeros capítulos de la serie: ante el M-19, por ejemplo, Murphy se pregunta cómo puede estar alguien tan loco como para secuestrar a la hermana de un narcotraficante, haciendo referencia a Martha Nieves Ochoa, secuestrada en 1981. “Ese era el M-19, una guerrilla de estudiantes e intelectuales que había leído demasiado Marx para su propio bien y que no sabía nada de lucha”, narra. Si la historia de Colombia se leyera como una serie de acción, Jason Bourne sería un simple principiante.

Esto, por supuesto, no significa que Narcos vaya a ser una producción gringa y arrogante, tipo Mr. and Mrs. Smith, en la que Brad Pitt y Angelina Jolie se enamoraron con una Bogotá polvorienta y caliente, más parecida a Bosconia (Cesar) que a la capital de un país. La serie se filmó entre Medellín, Cartagena, Bogotá, Miami y otros lugares. Y es quizás la primera serie bilingüe que se produce a gran escala: todos los personajes colombianos hablan español y todos los personajes estadounidenses hablan en inglés.

El elenco, compuesto por actores de varias nacionalidades, está liderado por Wagner Moura, un actor brasileño que saltó a la fama en su país con las películas Comando Élite 1 y 2. Moura, que interpreta a Pablo Escobar, pasó varios meses en Medellín aprendiendo a hablar español en la Universidad Pontificia Bolivariana y trabajó con un entrenador de voz para manejar el acento paisa y la particular forma acelerada de hablar del capo. Y, al parecer, también se sometió a un régimen intenso de bandeja paisa, pues ganó más de 20 kilos para interpretar este papel. “En términos de dramaturgia, Pablo Escobar es todo lo que quiere hacer un actor. Se trata de un personaje lleno de contradicciones. Fui al barrio Pablo Escobar y conversé con la gente en sus casas. Resulta increíble cómo todavía los habitantes lo aman. Pero, al mismo tiempo, es uno de los más grandes asesinos en masa de la historia moderna”, afirma.

La perspectiva de un elenco y un equipo de producción extranjeros, además, hace que en el set haya mucha menos pasión frente al personaje. Es el caso de la mexicana Stephanie Sigman, quien hace el papel de Valeria Vélez (Virginia Vallejo). “Cuando empecé a investigar sobre el tema me enamoré perdidamente de Pablo Escobar”, cuenta. “Tal vez porque lo leí desde la perspectiva de mi personaje y Virginia estaba completamente enamorada de Pablo”, reconoce.

Pero ¿por qué es tan interesante la historia de Pablo Escobar por fuera de Colombia? “La forma de interpretar la historia lo hace interesante y, además, mostramos todas las perspectivas: la DEA, la población colombiana, las familias, los mismos narcos”, explica Sigman.

LA CUOTA NACIONAL
Los actores colombianos que participan en Narcos cuentan otra historia. Manolo Cardona, familiarizado con las “narconovelas”, asegura que se siente aliviado de estar haciendo de “bueno”.  Su papel es el de Eduardo Sandoval (Eduardo Mendoza, exviceministro de Justicia). “Yo soy de Cali, y aunque era muy joven, recuerdo bien la guerra contra los carteles de Cali y Medellín. Era una época de miedo en la que temíamos las bombas permanentemente. Pablo Escobar estaba loco haciendo esta guerra contra el Estado y nosotros sufrimos muchísimo”, asegura.

Juan Pablo Raba, encargado de darle vida a Gustavo Gaviria, primo y fiel secuaz de Escobar, coincide con Cardona. “Como actor es muy interesante, pero como colombiano hay sentimientos que se involucran. Y no importa qué tan objetivo trates de ser, este es un capítulo muy oscuro de nuestra historia. Cuando empiezas a investigar y te das cuenta de la cantidad de gente que estuvo involucrada y que todavía está manejando el país, piensas que debería haber mil narconovelas y series, porque no hemos aprendido la lección. Y es un personaje complejo, porque tampoco era malo todo el tiempo. Mi elección personal es que nunca los interpretaré como héroes. Nunca saldrán victoriosos”, afirma.

“Sabíamos que esta historia se ha contado muchas veces”, dice Chris Brancato, creador de la serie, “pero decidimos darle una perspectiva distinta, más similar a las películas de José Padilha (director de Narcos), en las que sus personajes representan a distintas instituciones: los narcos, el gobierno, la fuerza pública, y muestra cómo se relacionan entre ellos. Padilha tiene un sentido del humor muy negro y eso le da un tono muy especial a la serie”. Al ser una historia real, el equipo de producción echó mano de todos los archivos posibles de medios de comunicación colombianos, que aparecen esparcidos en los capítulos para contextualizar las situaciones y aterrizarlas.

“Hicimos miles de horas de entrevistas, leímos todos los libros y a veces tuvimos que elegir qué dejar por fuera porque es mucho lo que hay para contar. Quiero dejar muy claro que es un trabajo de fi cción basado en una historia real, no se trata de un documental”, recalca Brancato. ¿Vale la pena ver Narcos? Quizás las palabras de Raba sean las más importantes, y tengamos la responsabilidad de recordar cuántas veces sea posible este oscuro capítulo de la historia reciente colombiana: Escobar y su mito ya son universales. Pero también vale la pena, quizás, vernos desde un lente distinto.

Como afirma Brancato, “somos conscientes de que soy un estadounidense contando una historia muy colombiana y muy latinoamericana. Durante todo el camino he pasado el material por el filtro de muchas personas de la región para asegurarme. Aunque tenemos a la DEA en el programa, no es un tema de Hollywood (…) Nuestros directores son latinoamericanos, Andi Baiz dirigió cuatro capítulos, y siempre tenemos en cuenta el respeto a la historia”, concluye.

Fuente: revistadiners

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: