jump to navigation

Una mirada a la vida y a las pasiones del actor Juan Pablo Raba September 13, 2015

Posted by juanpablorabaworld in Agents Of S.H.I.E.L.D. (2015), Crónica De Una Muerte Anunciada (2001), Los 33 (The 33, 2014), Narcos (2015), Noticias.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
trackback

13 de Septiembre 2015

Juan Pablo Raba,  un bogotano de ancestros palmiranos y argentinos, es un actor cuya carrera va en ascenso a sus 38 años. 
Actualmente se destaca por interpretar a  Darío  Segovia, un  minero alcohólico  en la película ‘Los 33’, y por hacer de Gustavo Gaviria, el primo de Pablo Escobar en la serie ‘Narcos’, de Netflix. Y ahora hará parte del universo de Marvel, al actuar en la tercera temporada de la serie  ‘Agents of S.H.I.E.L.D’.
En esta última, que llegará a la televisión norteamericana el 29 de septiembre,  dará  vida a Joey,  un personaje que quiere descubrir y aprender a controlar sus nuevos poderes.
 
Su historia encaja con la de las estrellas tipo Hollywood. Fue mesero, barman, administrador de una discoteca  en la costa española, estudió publicidad pero la dejó para viajar a Argentina donde tripuló un velero de carreras. A  la actuación llegó por casualidad. Convencido ya, estudió en Lee Strasberg de Nueva York e inició su ascenso actoral en Venezuela al protagonizar ‘Mi gorda bella’.  Entre sus papeles destacados están  el de ‘Pirulito’ en ‘El cartel de los sapos’ y  Alejandro Botero en ‘Los caballeros las prefieren brutas’.   

¿Cómo se preparó para interpretar al minero Darío Segovia?
Interpretar a una persona que pasa por estas circunstancias tan adversas requiere  de mucha  investigación y ponerse
 en los zapatos ajenos, imaginarte cómo reaccionarías tú. En este caso se suma el problema del alcoholismo. Hicimos mucha investigación acerca del síndrome de abstinencia, para entender un poco
 su psiquis. Se  decidió con la directora  no aproximarse a los personajes reales desde el principio, porque estábamos interpretando un compendio de historias y acercarse a alguno de ellos    podía ser  confuso. 
 
¿El rol  implicó un cambio físico?
Tuvimos que hacer una preparación para enfrentar la pérdida de peso. Se hizo un trabajo  de dieta, con unos nutricionistas en Los Ángeles, para poder perder los kilos necesarios para interpretar las escenas.
¿Por qué dice que su personaje más complejo fue Alejandro  en ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
Porque la comedia tiene sus complejidades. Era  la primera vez que interpretaba un personaje  al que le estaba prestando muchos de mis defectos y atributos, especialmente mis defectos, y me estaba burlando. Fue muy terapéutico, a través de Alejandro termino entendiéndome más como persona, porque empiezo a burlarme de mis defectos y a alivianarme. Mi papá  me dijo que debía tener cuidado porque  yo  me tomaba muy en serio la vida y con esta serie aprendí a reírme  más de mí y después llega Mónica Fonseca  y me ayuda y me enseña mucho más.
 
La suya ha sido una vida de nómada en Colombia, Argentina,  España y Venezuela. Y ha hecho muchos oficios…
Tuve una  forma curiosa de crianza, viví un tiempo con mi mamá, otro con mi papá. Él era argentino y los argentinos suelen estar muy presentes en la vida de sus hijos, pero llega un momento  en el que te sueltan y esa fue la visión de mi padre, darme alas y dejarme que me diera golpes contra la vida y contra el mundo y fuera encontrando mi camino, pero siempre estando ahí, sabiendo que   él construyó una red de seguridad sobre la que podía aterrizar después de mis golpes. Y un poquito solo, encontrando mis fortalezas y debilidades, aprendiendo de los viajes, estudié cuando quise, trabajé cuando quise y  encontré mi  pasión en la actuación y en este gran sueño del cine.
Tiene una seguidora  en su mamá, María Eugenia Vidal. ¿Cómo es su relación y qué heredó de su carácter?
Yo admiro mucho a mi madre, tiene una actividad vital impresionante, una salud y un ánimo envidiables y  un trabajo muy interesante que es la restauración.   Las cosas que hace son magníficas. Heredé de ella la capacidad de trabajar, la alegría de vivir, y la salud. 
 
De tantos oficios, ¿qué  aprendió? 
Todas las experiencias son un compendio de aventuras que nos enseñan en  nuestra vida. Cuando  trabajé de barman,  aprendí a reconocer si las personas que entraban al bar eran problemáticas; cuando uno es actor lo que  hace  es fijarse en las personas,  para sacar de ahí herramientas para sus papeles. 
¿Por qué inició con la publicidad?
Vivía en España y  administraba una discoteca, no tenía   claro qué quería hacer y pensé que la publicidad podía ser algo divertido, internacional, artístico, fue una búsqueda. Las demás carreras me parecían cuadradas, no estaban hechas para mí.
 
Llegó a la actuación por casualidad  gracias a  una amiga,  ¿cómo fue?
Ya puedo decir que fue por causalidad, era mi camino y lo tenía que encontrar. Acompañé a una amiga a una clase de actuación con el maestro Edgardo Román  y terminé trabajando con ella en una escena. Él me preguntó  si quería audicionar para su escuela, y efectivamente lo hice. Y sentí que por fin había encontrado algo en lo que era bueno.  Uno de mis primeros trabajos en teatro fue con el maestro Jorge Alí Triana, en ‘Crónica de una Muerte Anunciada’. 
 
¿Qué piensa de la situación de Venezuela, país que lo lanzó como actor?
Venezuela es un país muy importante en mi carrera, que quiero mucho, me ha recibido con los brazos abiertos y sigue significando mucho para mí. Me produce tristeza, porque ya he perdido amigos a manos de la delincuencia. Es un país con una gente absolutamente maravillosa que está pasando por una situación muy delicada, solo espero y le pido a Dios que encuentren la fortaleza y la sabiduría para poder sacar adelante esta situación.
 
Pese a no tener ínfulas de galán,  ¿siente orgullo por tener fans en República Checa o en Indonesia?
Es muy bonito. El tema de galán no es algo que me disguste ni que me atormente, como actor les huyo a los estereotipos, trato de hacer papeles con mucha variedad, unos  que se acerquen a mí, otros que se alejen. Es emocionante cautivar públicos de latitudes tan distintas, eso  te  hace entender que, sin importar a qué parte del mundo estás llegando, los seres  humanos   tenemos las mismas angustias, alegrías y temores y allí el arte cobra sentido. No importa si una escena  la ven en chino, en coreano, en japonés, en español, importan   el alma y el  papel artístico, la búsqueda por conmover, por embellecer, por  tocar el corazón de los seres humanos.
¿Cómo nace su sensibilidad por los animales?
En casa de mi padre tuvimos muchos perros.  Es algo que tiene que ver con la compasión de ayudar a seres menos favorecidos o con dificultades, así como uno se  conmueve con perritos en la calle tiene que  aprender a conmoverse con un niño y sus problemas, mujeres que sufren situaciones de maltrato, personas que no tienen recursos para alimentarse. 
 
¿Qué lección le  dejó su matrimonio  con la periodista caleña Paula Quintero?
Que  a veces uno no tiene el valor suficiente para salir de ciertas situaciones, aún sabiendo que estás cometiendo  errores. Eso te lo enseña el tiempo.  
¿Y qué le ha enseñado Mónica?
Todo. Mónica  entra en mi vida como una gran maestra,  tiene infinidad de cualidades que  hace que nos complementemos muy bien. Es una persona con mucha calma y tranquilidad para hablar,  yo no soy tanto.
 
He aprendido a tener paciencia, a ser más compasivo, a entender más a los adultos mayores y, a través de ellos, sus propias  vivencias.  Cada día  es un aprendizaje,  es verte reflejado en ese espejo que es tu pareja y aprender de ti y ser la mejor versión de ti. Además de muchas  cosas que  me gustan, lo que más admiro es que nunca se conforma con  poco. Eso lo extiendo a mi persona. Mónica nunca se va a conformar  con menos de la mejor versión de mí que yo pueda ser.  Y eso es duro, porque es una constante búsqueda y aprendizaje, pero es muy gratificante porque es un crecimiento diario.
¿Y usted tiene muchos defectos?
Muchos, soy impaciente, malgeniado, perfeccionista con mi trabajo hasta el punto en que me produce malgenio, soy despistado, irascible, desordenado y bueno, por ahí contamos.
 
¿Qué descubrió de usted a través de su hijo Joaquín?
Que puedo ser más paciente de lo que soy. Yo no  creía en el amor incondicional y me hicieron cambiar de opinión tanto  Mónica como Joaquín. La  paternidad hace que le cambie a uno la visión de la vida, para mejor. Los hijos no son una carga,  son una enorme bendición, pero hay que ser muy responsable y  estar preparado para traerlos al mundo. 
¿Qué los animó a exponer a su hijo en las redes sociales?
Entender  que esa es la dirección  real que están tomando las cosas, que es absurdo, y que ya no pasa,  como hace  cinco años, que los   famosos sacaban a sus hijos con capuchas a la calle.  Y en el mundo en que vivimos, donde las redes sociales y las cámaras fotográficas están al alcance de cualquiera,  es una ridiculez esconderse.  Tú puedes expresarte visualmente  en Instagram,  como individuo, como familia, como deportista, pero unas cuantas fotos no determinan  quién eres.
 
¿Qué tanto se cuida físicamente?
Hago bicicleta de montaña, pero  no se trata solo cuidar  el cuerpo, sino el  alma, el espíritu. No tengo una rutina específica. Como saludable, pero a veces me  cuido menos porque tengo que aumentar mucho de peso para un personaje como  el caso de Gustavo Gaviria o  perderlo, para hacer de Darío Segovia.
Fuente: elpais

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: